Escudo de la Universidad de Guadalajara

Convocatoria

La Asociación de Instituciones de Enseñanza de la Arquitectura de la República Mexicana, A.C. y, La Universidad de Guadalajara, a través del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño

CONVOCAN

al

Congreso Internacional

 

LA ASERTIVIDAD DEL ARQUITECTO EN SITUACIONES DE RIESGO

Resiliencia y responsabilidad de las Instituciones educativas en la formación desde la experiencia a la didáctica

En el marco de la 100ª Reunión Nacional de ASINEA

Y

Los Festejos del 70 Aniversario en la Enseñanza de la Arquitectura en la UDG

Sede: Universidad de Guadalajara

Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño

30 octubre al 01 de noviembre de 2018

 

Presentación

De cara a los acontecimientos derivados, muchos de ellos, por los fenomenos producidos por el cambio climatico que se observan en el planeta, así como practicas no profesionales, especializadas o bien negligencias o lo que es aún más grave como la corrupción y prácticas deshonestas. Así mismo se presentan fenómenos naturales y riesgos urbanos como sismos, inundaciones, huracanes, incendios, explosión, deslizamientos y otros, acontecidos en nuestro país, en nuestro continente americano y en diferentes partes del mundo en los últimos años, se hace necesario  reformular el papel que desempeñan las Instituciones en el proceso de enseñanza-aprendizaje de la arquitectura para preparar a los futuros profesionistas, con una postura asertiva, frente a un evento en la Identificación de riesgos y evaluación de la vulnerabilidad.

 

La ONU manifiesta en su Declaración de los Derechos Humanos “…los derechos a la alimentación, la vivienda, la salud, la educación y el trabajo…” Por lo que en caso de fenómenos naturales y desastres las prioridades espaciales esenciales son la vivienda, la salud y la educación. La ONU-PNUD en su Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo manifiesta: “…Consolidar las medidas de preparación y respuesta. Juntos, estos cometidos robustecen la resiliencia de los países y las comunidades rurales y urbanas “.

 

En esta línea, el riesgo como una condición latente, no debe ser una cuestión a tratar a partir de sus consecuencias, sino  anticipadamente mediante la regulación del manejo ambiental, la configuración urbana y el diseño arquitectónico de manera puntual:

 

“El concepto de riesgo consiste en las posibilidades de ocurrencia de daños y pérdidas tanto humanas como materiales en situaciones concretas de concurrencia de características del territorio junto a su forma de ocupación o transformación y construcción. Partiendo de esta concepción, el proceso de generación de riesgo está inmerso en todas las formas de actividad humana en diversos grados, pero en particular en el diseño y construcción de su hábitat.  Ello implica una rectificación de las prácticas constructivas, del diseño que lo evade sin resolverlo y de la normativa que permita una determinación del impacto ambiental (y su control) de la actividad humana, ya sea esta la construcción de estructuras o ciudades, el desarrollo regional y lo productivo en general (Arguelles, 2004: 2).”

 

En este marco, se vuelve prioritario entender la complejidad de cuestiones a considerar en cada territorio,  para identificar el riesgo y la forma de abordarlo, desde las condicionantes geográficas, la planificación urbana y el contexto social, donde se aplican las técnicas constructivas y las propuestas de diseño:

 

“Analizar los procesos de diseño arquitectónico requiere de su contextualización en la sociedad concreta que los genera; incluir su relativa respuesta frente al proceso social generador de riesgos implica diferenciar aquellos propiamente vinculados al diseño y la arquitectura de aquellos más bien vinculados a procesos más generales. (Arguelles, 2004: 2,3).”

 

La diversidad de amenazas a las que está expuesta una población son de diversa índole y sus efectos pueden abarcar grandes o pequeñas extensiones urbanas o rurales, con sus consecuentes daños a sus habitantes. Una condición que acentúa las diferencias sociales, la prioridad de los distintos equipamientos y la falta de acciones dirigidas a la prevención de desastres:

 

“La atención frente a un sismo, avalancha, inundación, incendio forestal o maremoto deben realizarse con especial detenimiento, por afectar amplios números de personas y gravísimos daños, no sólo a viviendas, sino también a infraestructuras de salud, educación y otros servicios sociales muchas veces muy escasos en zonas rurales o poblaciones de ingresos bajos o de extrema pobreza (Arguelles,2004:7).”

 

Se distingue de esta forma, la necesaria formación profesional en los aspectos técnico constructivos para determinar los más adecuados, evaluar los daños y proponer alternativas de solución, entendiendo las causas, efectos y la  manera de abatirlos o mitigarlos en tiempo y forma:

 

“Hay una carencia generalizada de evaluadores de daños y defectos constructivos relativos a la ocurrencia de desastres por inundaciones y sismos, lo que crea a la vez la oportunidad de generar procesos de formación profesional o técnica que redundaran en casas y asentamientos más seguros y menos costos en caso de emergencias al disponer de técnicos locales disponibles para atender de inmediato las situaciones críticas dispersas. (Arguelles,2004:18)”

 

Un escenario en donde se reconocen los límites que permean el desempeño profesional del arquitecto en cuanto a la toma de decisiones sobre la organización espacial de los emplazamientos y los tipos de equipamiento a desarrollar en los mismos, (sin dejar de observar su responsabilidad e injerencia en este campo de actuación):

 

“Y aunque no son los arquitectos los únicos responsables, pero si son los profesionales que cuentan con conocimientos técnicos suficientes para intervenir o denunciar así como persuadir y enseñar (según sea el caso) a los pobladores, clientes, empresarios o gobernantes, de manera que se reduzcan aquellos espacios habitables o de trabajo que implican serios peligros para sus usuarios (Arguelles, 2004:18).”

 

 

Frente a la potencial exposición que tienen las sociedades a los espacios físicos construidos ya sea por corrupción, negligencia o catástrofes naturales se debe generar una cultura con prácticas y hábitos que nos permitan actuar con asertividad en la promoción, resolución y reincorporación después de catástrofes a la vida cotidiana logrando poner en juego las mejores cualidades colectivas e individuales:

 

“Ergus y Zimmerman (2005) indican que la resiliencia se refiere al proceso de superar los efectos negativos de la exposición al riesgo, afrontamiento exitoso de las experiencias traumáticas y evitar las trayectorias negativas asociadas con el riesgo. Para que aparezca la resiliencia tienen que estar presentes tanto factores de riesgo como de protección que ayuden a conseguir un resultado positivo o reduzcan o eviten un resultado negativo. (Becoña, 2006: 128).”

 

 

A partir de esta noción se hace necesario que el arquitecto, cuente con los elementos sensibles, cognitivos, comunicativos y culturales que posibiliten la comprensión compleja que los riesgos y/o catástrofes impactan en las poblaciones y sus habitantes. En este sentido es necesario tomar en cuenta el enfoque de la resiliencia en el proceso formativo de los futuros profesionistas. Siendo una constante en las instituciones para la formación de ciudadanos integrales con alto sentido de responsabilidad.

 

 

En esta 100ª reunión de la ASINEA se propone explorar, desde la perspectiva conceptual los aspectos constructivos, normativos y formales de la asertividad del arquitecto en las situaciones de riesgo, los límites de la arquitectura respecto a otras disciplinas, su participación en la construcción de los espacios, la ciudad y la normatividad y, el papel de las instituciones de enseñanza para la preparación ante dichos riesgos.

 

La diversidad del territorio nacional y mundial ante las múltiples geografías físicas y humanas, así como los distintos enfoques en la formación profesional, nos ofrecen una oportunidad para propiciar el diálogo y observar como las diferentes culturas han respondido -con sus edificaciones y urbanizaciones-, ante los desastres naturales y como han sabido sobreponerse con nuevas posiciones ante esos riesgos

 

La resiliencia de las sociedades urbanas y rurales se plasma en la cambiante normatividad, técnicas constructivas y soluciones espaciales ante cada nuevo evento que a su vez va generando espacios y ciudades que responden a esta necesidad de salir adelante y mirar otros futuros proyectos, ante esos desastres invitamos a los participantes en este Congreso a que, desde la investigación básica o de casos específicos, las experiencias en las aulas y una reflexión profunda y propositiva, se atienda alguna de las siguientes interrogantes:

 

 

MESA 1.  Creación

El diseño y proyecto arquitectónico ante las situaciones de riesgo.

¿Cómo responden los espacios arquitectónicos dentro de un contexto urbano a las situaciones de riesgo antes y después del mismo?

¿Nuestros espacios arquitectónicos dentro de un contexto urbano limitan los riesgos a su mínima expresión?

 

Los espacios arquitectónicos y urbanos, si bien no determinan la acción humana, si la posibilitan, la alientan, la desalientan o condicionan. Esta mesa busca trabajos de análisis sobre espacios existentes, ya sean contemporáneos, históricos o ejercicios académicos con énfasis en las siguientes cuestiones:

 

  • ¿En el diseño arquitectónico, cómo se refleja la prevención de riesgos?
  • ¿Qué aspectos han de considerarse en el diseño arquitectónico para amortiguar los riesgos y propiciar su reconstrucción?
  • ¿Qué criterios han predominado en el diseño arquitectónico en el tiempo y en los territorios frente a las amenazas?
  • ¿Cómo se han transformado los espacios urbano-arquitectónicos frente a las amenazas para mitigar los riesgos a través del tiempo?
  • ¿Cómo se transforma el espacio público ante la catástrofe?
  • ¿Qué estrategias de diseño puntuales se han implementado y qué resultados han obtenido?

 

 

MESA 2. Reflexión.

La planificación y la normatividad ante las situaciones de riesgo.

¿Las situaciones de riesgo han replanteado la composición, la planificación, la planeación y la normatividad dentro de las propuestas arquitectónicas?

El diseño arquitectónico puede fortalecer el uso, la apropiación y la convivencia en el espacio de distintos grupos. De manera similar el diseño puede impedir o desalentar su uso.

 

  • ¿Cómo abordamos los procesos de apropiación y reconfiguración del espacio colectivo tras de una catástrofe, sea natural o propiciada por el ser humano?
  • ¿Qué actores participan en la construcción del espacio urbano-arquitectónico y cómo se dan las relaciones entre ellos en el proceso del diseño?
  • El proceso de diseño y producción urbano-arquitectónica es propio del quehacer del arquitecto, ¿Es vigente pensar que es un resultado colectivo?
  • ¿Cómo participan los agentes y actores sociales en estos procesos?
  • ¿Qué señala la planificación, la planeación y la normatividad al respecto?

 

 

MESA 3. Realización.

Las estructuras, los materiales y la prevención ante las situaciones de riesgo.

¿Qué estrategias de diseño pueden instrumentarse para reducir los riesgos constructivos en el espacio habitable y generar respuestas inmediatas?

 

El espacio público es un resultado de acciones colectivas, el espacio privado tendría que ser resultado de detonantes particulares e intereses colectivos.

Pero finalmente el hombre y la sociedad terminan adaptándose o modificando estos espacios a sus necesidades específicas.

 

  • ¿Cómo ha intervenido la sociedad para proteger los interese colectivos?
  • ¿Cómo han enfrentado los profesionales esta realidad de intereses?
  • ¿Cómo debe ser el perfil profesional del arquitecto que le permita abordar estos desastres o riesgos?

 

 

MESA 4. Educación

La formación de los arquitectos frente a las situaciones de riesgo.

¿Qué estrategias de Planes de estudio, experiencias y didácticas contamos para afrontar las realidades del futuro profesional ante las situaciones de riesgo?

Las escuelas de arquitectura se transforman constantemente en función de las demandas de la sociedad. Los modelos educativos responden a los nuevos desafíos y roles que asumen los elementos sociales en la producción del conocimiento y en la gestión de sus satisfactores. La realidad de la constante transformación de nuestras geografías y el riesgo de la concentración de infraestructuras y equipamientos para la demanda del consumo o de los servicios derivados de la urbanización deben jugar un papel esencial en el proceso formativo del profesional. En el aula se discute y experimenta esta compleja problemática de distintas maneras.

 

  • ¿De qué manera las instituciones educativas abordan las amenazas y los riesgos ante las actuales circunstancias de la sociedad?
  • ¿Qué estrategias se están incluyendo en la planeación didáctica para afrontar esta problemática?
  • ¿Cómo se privilegia la gestión con la sociedad para fortalecer vínculos y estar preparados ante las contingencias?

 

Modalidades de participación:

 

  1. Ponencia
  2. Cartel

 

 

Ponencia:

Las ponencias deberán presentarse de forma escrita, siguiendo los lineamientos marcados en la presente convocatoria y serán sujetas a la dictaminación por pares en un procedimiento doble ciego a cargo de la Comisión Académica de la ASINEA.

 

Todos los trabajos serán evaluados con base de los siguientes criterios:

 

  • Atención a la convocatoria, dando como respuesta a las preguntas planteadas.
  • Calidad reflexiva de la argumentación y la propuesta.
  • Abordaje metodológico.
  • Pertinencia.

 

Los autores de los trabajos admitidos tendrán el reconocimiento como ponentes y el derecho de participar en la mesa de trabajo seleccionada. Por el formato del Panel, el número de expositores será limitado, por lo tanto, de entre las propuestas más relevantes se seleccionarán un máximo de 5 por cada mesa de trabajo para que sus autores participen en el Panel como relatores.

 

Cada mesa de trabajo recuperará las reflexiones resultado del análisis y discusión específicos de la mesa; las conclusiones serán sintetizadas y presentadas en la reunión plenaria de cierre.

 

 

Normas de presentación de ponencia:

 

El texto de la ponencia tendrá una extensión de 12 a 15 cuartillas (3000 a 6000 palabras, incluyendo las referencias), estar escrito en español, con fuente Times New Roman de 12 puntos, texto justificado, con un interlineado de 1.5 numeradas en el extremo inferior derecho, con márgenes libres de 2.5 cm. sólo las citas textuales en espacio sencillo.

 

Presentarse capturado en procesador de textos Word. Entregar texto en dos archivos electrónicos:

 

  • El primero: ponencia completa con datos del autor (nombre del autor, título del trabajo, lugar de adscripción, dirección electrónica, teléfono) y mesa de trabajo en la que se inscribe la ponencia.

 

  • El segundo: Ponencia completa sin datos del autor (para efectos del anonimato por la Comisión Académica de la ASINEA) pero con línea de trabajo en la que se inscribe la ponencia.

 

Título: deberá ir en español en Times New Roman en 14 puntos, en negritas y centrado, debe tener su correspondiente traducción al inglés. El título debe ser sucinto (máximo quince palabras), específico, con sintaxis correcta y coherente. Debe evitarse en lo posible el uso de siglas y coma (,) o dos puntos (:). Bajo el título el autor indicará su nombre y apellidos completos, adscripción laboral y correo electrónico.

 

Las notas aclaratorias se colocarán a pie de página, numeradas en arábigos. Las referencias bibliográficas serán en formato APA.

 

Toda ilustración estará numerada y referenciada a lo largo del texto con sus respectivos créditos.

Para efecto de presentar correctamente la ponencia se utilizara el formato anexo 1.

 

Normas de Presentación de Cartel

 

Cartel (resultados de una investigación desarrollada o en proceso; actividades educativas o bien, proyectos arquitectónicos desarrollados), atendiendo a la temática general y mesas propuestas para el Congreso.

 

Para su dictaminación y aprobación por la Comisión Académica, los carteles deberán cubrir las siguientes normas:

 

  • El cartel es una lámina (póster) en la que el estudiante, profesional o investigador, comparte sus proyectos, actividades educativas o investigaciones, de manera gráfica y sintética, atendiendo a la temática general y mesas propuestas para el Congreso.

 

  • Los carteles deberán presentarse impresos en papel opalina, fotográfico (glossy) o similar, en formato vertical en una lámina de 90 cm. de largo x 60 cm. de ancho. Incluirán la información que el autor estime necesaria para la correcta presentación de su trabajo, para tal efecto, se podrán considerar entre otros: Título, introducción, objetivos, fundamentos, desarrollo, resultados, conclusiones, metodología, referencias bibliográficas (conforme a las características establecidas en las ponencias), gráficos, tablas, fotografías, dibujos, etc. siempre que no exceda el formato establecido (considerando el 70% de imagen y el 30% de texto) y resulte atractivo su diseño gráfico.

 

  • Todos los carteles deben presentar los logotipos del evento, las instituciones participantes e institución de adscripción, así como los datos de los autores, su lugar de adscripción y grado académico. Según formato anexo 2 previsto por la sede.

 

  • El cartel deberá enviarse en formato PDF para su evaluación, sin exceder de 5MB, lo que no implica reducir su calidad al momento de imprimirlo. Archivo PDF. Apellido paterno, primer nombre-CA.pdf (ej: Aldama, Juan-CA.pdf).

 

  • Se asignará un espacio por cartel, que deberá ser presentado por el responsable académico. La impresión, montaje, exposición y retiro del cartel será responsabilidad del mismo de acuerdo a las indicaciones del Comité Organizador previo a la inauguración del evento.

 

  • Se entregará una constancia por cartel con el nombre del responsable y los co-autores del mismo.

 

Envío de trabajos y carteles

 

Los trabajos deberán ser enviados a la siguiente dirección electrónica 100asinea@cuaad.udg.mx

 

 

Fechas relevantes:

 

Fecha límite de recepción de trabajos:                                         20 de julio de 2018

 

Fecha límite de recepción de trabajos condicionados:             13 de agosto de 2018

 

Fecha de notificación de trabajos aceptados:                             27 de agosto de 2018

 

 

Normas generales de participación:

 

  • Las ponencias deberán ser inéditas y no haberse presentado en otro evento académico.

 

  • Sólo se admitirá un trabajo (ponencia) como autor, y uno como coautor (máximo 2 coautores por trabajo) por inscripción al Congreso.

 

  • Se entregará constancia a los ponentes que asistan. En su caso, se publicarán las ponencias que sean aprobadas por la Comisión Académicas y presentadas en el Congreso.

 

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Argüello M. (2004). RIESGO, VIVIENDA Y ARQUITECTURA. Conferencia en el Congreso ARQUISUR, Universidad de San Juan, Argentina Octubre del 2004. Recuperado el Noviembre del 2017: http://www.desenredando.org/public/articulos/2004/rva/riesgo_vivienda_y_arquitectura_oct-2004.pdf Becoña, E. (2006) RESILIENCIA: DEFINICIÓN, CARACTERÍSTICAS Y UTILIDAD DEL CONCEPTO. Facultad de Psicología, Universidad de Santiago de Compostela. Recuperado el 6 de Febrero del 2018: http://www.aepcp.net/arc/01.2006(3).Becona.pdfUriarte, J. (2006) Revista de Psicodidáctica. Volumen 11. Nº 1. Págs. 7-24.Recuperdao el  6 de Febrero 2018:http: http://sistemas2.dti.uaem.mx/evadocente/programa2/201568/documentos/Resiliencia%20educativa.pdf//ww